Saltar al contenido →

A Partir de la Música de Cámara Entradas

‘Si non rogas intelligo’ (II)

Continuamos aquí con la traslación al castellano de la introducción hecha por sir Henry Hadow para el Diccionario Enciclopédico de la Música de Cámara de Walter Willson Cobbett.

« Leer la Parte I | Ler a Parte III »

(…)

En efecto, es difícil imaginar como esta disciplina artística podría avanzar aun más sin la intervención de un cambio importante en sus recursos materiales. Las violas, cuya sonoridad suave y magnífica ahora es repuesta por la beneficencia de los investigadores, eran limitadas en alcance, en amplitud y en expresión; mantuvieron con sus sucesores una relación comparable a la de la pintura al temple y la pintura al óleo y, víctimas del éxito de los nuevos descubrimientos, cayeron poco a poco en desuso. Al final del siglo XVI, Thomas Mace podía levantarse contra los “violines” que invadían sus ámbitos de composición favoritos de ruido y turbulencia, pero era imposible resistirse al progreso; no se podía repudiar el más grande de todos los instrumentos de música y, a partir del final del siglo XVII, su reino estaba garantizado. Al mismo tiempo, la estructura y la sonoridad de los instrumentos de tecla se beneficiaron de perfeccionamientos progresivos; las dos fuerzas se combinaron y, con Corelli y sus contemporáneos en Italia y Purcell en Inglaterra, las formas de la música de cámara concertante realmente comenzaron a tomar forma y dignidad. Se pueden aquí destacar dos cuestiones. En primer lugar, el clave, que, como instrumento solista, había alcanzado un muy alto nivel de virtuosismo, se relegó, en estas partes concertantes, al papel modesto de acompañante, no teniendo a menudo más independencia que el tratamiento de un bajo cifrado. En segundo lugar, estas sonatas a menudo se escribían para violines y un bajo, dado que se prescindió de la viola con desprecio. Como mucho, podía encontrar aceptación entre los colaboradores que participaban en la música de cámara de este tiempo; no se consideraba como elemento principal. Para la primera cuestión, no se puede dar mejor explicación que la timidez con la cual las primeras composiciones musicales se acercaron a los nuevos problemas y el conservadurismo con el cual los trataron generalmente. La segunda cuestión puede, seguramente, explicarse por la incompetencia de los instrumentistas de viola en este tiempo antiguo. Se estaba muy lejos de la época de Paganini y Berlioz. La viola parece a menudo ser confiada a los ejecutantes menos competentes que los de violín; y hasta cuando quedaba vacante una plaza en la orquesta, se veía a menudo confiarle una tarea menor que consistía en duplicar las partes del bajo.

Seguir leyendo <i>‘Si non rogas intelligo’ (II)</i>

Deja un comentario

Música de Cámara no Forum – Año V, Nº 1

Ya está confirmada la primera fecha de la próxima temporada de conciertos en el auditorio del Forum Metropolitano de A Coruña. Será el lunes 6 de noviembre a las 20:00 horas la cita con el inicio de este quinto ciclo de conciertos que viene organizando conjuntamente el Aula de Cámara del Conservatorio Superior de Música de A Coruña y el Forum Metropolitano de la misma ciudad. En este primer concierto intervendrán los jóvenes Pedro Rodríguez, violín y Miguel Gómez, piano, con un programa con obras del propio Miguel Gómez, de F. Chopin, R. Schumann y W. A . Mozart.

Seguir leyendo Música de Cámara no Forum – Año V, Nº 1

Deja un comentario

‘Si non rogas intelligo’ (I)

La expresión “música de cámara” se tiene la convención no escrita de que cubre la música de conjunto, que se puede disponer en una sala, sin partes de “ripieno” y que va desde el dúo hasta el noneto. En esta definición quedarían descartadas todas aquellas formaciones solísticas de todo tipo, como las obras para instrumento solo (sonatas, partitas, fantasías, etc.) aunque muchas de estas obras estarían destinadas a ser ejecutadas en pequeños espacios. La expresión fue ensanchada en su concepto a lo largo de los últimos años, ya que la música de cámara se puede ejecutar y de hecho así se produce, en grandes salas de concierto donde las dimensiones permiten alcanzar un efecto sonoro muy diferente, del que los compositores recientes sacaron partido así como de las nuevas posibilidades sonoras de instrumentos antes no utilizados (múltiples instrumentos de percusión, medios electrónicos, etc.). Para aportar más datos sobre esta controvertible definición de la expresión “música de cámara” traemos aquí la traslación al castellano de la introducción del volumen escrito más completo sobre el género. Se trata la redactada por sir Henry Hadow para el Diccionario Enciclopédico de la Música de Cámara de Walter Willson Cobbett de la Universidad de Oxford; publicación impresa en 1963 de la primera edición del autor en 1929 y proveniente de una traducción al francés en dos volúmenes del año 1999 por Éditions Robert Laffont de Paris. Esta es la primera parte de esa traslación.

Seguir leyendo <i>‘Si non rogas intelligo’ (I)</i>

Deja un comentario

Archivo sonoro 1 – W. Piston: Tres piezas para flauta, clarinete y fagot

Comenzamos esta sección dedicada a los archivos sonoros del aula de música de cámara con los comentarios del documento más reciente, procedente de una grabación en vivo de una de las obras programadas en el quinto concierto del cuarto ciclo de “Música de Cámara en el Forum” organizado por el aula en conjunción con el Forum Metropolitano de A Coruña y que se celebró el pasado 15 de mayo en el auditorio del centro coruñés.
» Ver el programa completo
Es la interpretación por parte de los alumnos del conservatorio Soraya García (flauta), Darío Marino (clarinete) y Manoel Veiga (fagot) de una obra temprana del compositor americano Walter Piston.

Seguir leyendo Archivo sonoro 1 – W. Piston: Tres piezas para flauta, clarinete y fagot

Deja un comentario

Especialidad de jazz en el conservatorio

Conservatorio Superior de Música da Coruña

Hoy leíamos en la página del portal educativo de la Xunta la apertura de un plazo para solicitar plazas de interinos y sustituciones para impartir la especialidad de Jazz en el Conservatorio Superior de Música de A Coruña. Es un anuncio que permite tener la ocasión de publicar un primer artículo relacionado con el proceso educativo dentro de nuestros conservatorios. Y este anuncio, que aúna entusiasmo y satisfacción, recuerdan un proceso que cuando José Luis Evangelista nos exponía su trabajado y detallado proyecto antes del final del curso pasado, más de uno no daba ningún tipo de “chance” a tal propuesta.

No era esta falta de confianza motivada por un desacuerdo en la propuesta, sino la supuesta lentitud de los procesos administrativos habituales en general, y de los educativos de forma más ostensible, en particular. El tema había sido simplemente enunciado y ahí se llegó. Pero a finales del verano saltó a la plaza pública la noticia de que se pretendía implantar para el curso 2006-2007 la especialidad de Jazz en el conservatorio superior de música de A Coruña y de Musicología en el conservatorio superior de música de Vigo. La satisfacción y la sorpresa creo que fueron grandes a partes iguales. No sólo nos alegramos porque las propuestas gestionadas por los conservatorios tengan su fruto más rápida o más lentamente (creo recordar que la propuesta olívica llevaba ya largo tiempo en situación de espera), sino que sabemos que una gran cantidad de personas estaban esperando que se les pudiera abrir una puerta a sus inquietudes educativas y profesionales.

Evidentemente no todo es positivo en este tipo de resoluciones ya que sin duda la puesta en funcionamiento en tan breve espacio de tiempo de estas especialidades por parte de los conservatorios se nos antoja cuando menos complicada y laboriosa. Estamos a finales de septiembre y el anuncio a esta altura de la convocatoria de plazas de interinidades para impartir las disciplinas en este primer año de la especialidad de jazz así nos confirma tales consideraciones. La distribución del espacio existente y del nuevo alumnado que frecuentará las aulas del conservatorio no parece tarea sencilla. En todo caso la satisfacción es notoria ya que en Galicia existe una gran demanda para estas especialidades. (Parece ser que conocida la noticia la centralita del conservatorio profesional de A Coruña fue materialmente colapsada poco después con las cuantiosas llamadas de interesados en ingresar en un conservatorio para formarse académica y oficialmente en una disciplina que, especialmente en la ciudad herculina presenta una notable tradición). Muchos de nuestros colegas nos podrían ilustrar sobre esta proverbial tradición (músicos como José L. Evangelista, Nani García, Alfonso Morán…; la formidable labor de espacios como el Filloa Jazz a lo largo de los años, y más recientemente de la Fundación Barrié con sus grandes ciclos de jazz; la Escuela Municipal de Jazz con su amplia oferta bajo la batuta del experimentado José A. Acuña).

En fin, una buena noticia y un gran trabajo y porvenir por delante. Nos alegremos que esa noticia que asaltaba el escenario público en una jornada insulsa de verano, no fuera una de tantas noticias que se llaman “culebrones” de verano que se quedan en agua de borrajas. ¿Qué fue de aquella otra que anunciaba una inminente colaboración entre las entidades musicales de enseñanza superior y las orquestas gallegas? Tiempo habrá para reflexionar y, escribir.

Deja un comentario